Cómo mantener el contacto con el padre que no está

 

Compartir tiempo con los hijos es la forma más directa de mantener el contacto con ellos. La comunicación constante no sólo le reafirma a los hijos que son importantes para los padres, sino que además éstos están disponibles para ellos.

 

Les ayuda a los progenitores a saber qué está pasando, cuáles son sus intereses y actividades cotidianas.

 

También, crea el diálogo para los momentos en los que se deba tocar un tema delicado, además de generar mayor confianza y respeto.

"compartir momentos de manera espontánea resulta especialmente grato para los niños "


Realizar actividades de manera espontánea con los niños los hace sentir que sus padres disfrutan de su compañía.

 

Al tiempo definir unos momentos para estar con ellos y atender sus necesidades les muestra que son una prioridad y una responsabilidad que los adultos están dispuestos a asumir a cabalidad.

 

En este sentido, para usar con más eficiencia el tiempo disponible, estos deben ponerse de acuerdo con sus hijos sobre el día, la hora y la actividad que van a realizar. Sin embargo, lo básico es que se cumplan las citas.
 

 

Actualmente la tecnología brinda una gama de opciones para comunicarse que pueden usarse como una manera de mantener contacto con los niños. Lo esencial de estos instrumentos es que sean utilizados con el propósito de estimular y fortalecer la relación entre los hijos y el padre ausente.

 

El teléfono es una buena opción para acordar los momentos para estar juntos. El e-mail puede ser utilizado para enviar mensajes y fotografías, entre otros, que sean de interés para cada uno.

 

O enviar notas, cartas o tarjetas postales para decir algunas cosas concretas. Aunque estos medios resultan efectivos, especialmente con los adolescentes, en ningún caso deben reemplazar la presencia física.

 

Actividades como tomar unas vacaciones juntos, establecer un día de la semana para hacer algo especial, cocinar para los amigos, caminar regularmente hasta un parque cercano propician el acercamiento cálido y le permite a los niños tener las sensación percibida de que a pesar de la separación hay muchas cosas para compartir.

 

Aunque, planear el tiempo es importante cuando los padres se separan para organizar sus propias actividades, compartir momentos de manera espontánea resulta especialmente grato para los niños porque  genera cercanía y fortalece la relación padre-hijo.


Por: María Elena López
Divorcio, Sicología, Padres

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades