Cómo construir el nuevo hogar

 

Como ya hemos dicho el mayor reto que enfrentan los padres después del divorcio es construir con sus hijos un nuevo espacio, donde exista la confianza, el amor y el respeto. Un hogar donde todos se sientan a gusto y puedan compartir diversos momentos de la vida.

 

Lograrlo no es tarea fácil ya que para todos éste será un lugar extraño, donde deberán enfrentar la mayor pérdida que conlleva el divorcio. Esta es indudablemente la imposibilidad de los hijos de compartir su vida en forma simultánea con ambos padres.


 Al iniciar el proceso hay que conocer los intereses de los hijos y planear algunas de las actividades con base en estos. Así se les ayuda a desarrollar sus habilidades y se les demuestra que se les ama tal como son.

 

Se sugiere compartir espacios de tiempo con cada hijo, ya que esto les permite establecer una relación más cercana y sentir que tienen toda la atención de sus padres.


Durante la primera etapa se deben conservar algunas rutinas que tenía en casa antes del divorcio. Esto da seguridad y pertenencia a los hijos. Les permite, especialmente a los más pequeños, desarrollar un lazo afectivo entre las dos casas.

 

Esto significará más adelante la posibilidad de transformar su núcleo familiar a una estructura que aunque vive en dos lugares diferentes mantiene los vínculos familiares.

 

Posee un gran valor ayudar a los niños a comunicarse con el otro padre cada vez que lo deseen. Es importante desarrollar actividades como armar modelos o rompecabezas complicados y todo tipo de actividades que puedan hacerse por etapas. 

 

 

Con esto se crea en los niños el sentimiento de tener algo especial con su padre y se generan expectativas positivas hacia la próxima visita.

"Es importante tener actividades que se realizan de forma permanente en cada casa y que desarrollan en los niños sentimientos de apego hacia el nuevo hogar"


No se deben limitar las actividades que los padres realizan con los hijos de acuerdo con el sexo de éstos, pues las personas separadas deben aprender a ser flexibles porque cada uno de los hijos lo demanda y de esa forma realizar actividades que sean de su interés.

 


Es importante tener actividades que se realizan de forma permanente en cada casa y que desarrollan en los niños sentimientos de apego hacia el nuevo hogar. Por ejemplo, en el fin de semana que están en la casa de papá es cuando se reúne la leña y se prende la chimenea. 

 

Estos rituales contribuyen a las relaciones con los padres. Además las investigaciones han demostrado que los niños que crecen en hogares que practican rituales enfrentan con más equilibrio y eficacia las dificultades que se les presentan en el curso de la vida.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza  


Divorcio, Padres y Sicologìa

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades