Ganancias de los hijos con el divorcio

 

Casi todo lo que conocemos sobre los efectos del divorcio en los hijos es negativo. Sin negar las dificultades que este puede traerles, debemos reconocer que para ellos también hay ganancias. Estas dependen de factores como la edad, el temperamento y las relaciones de los padres antes y después de la separación.

 

Por fortuna, la experiencia ha demostrado que muchos de los hijos que vivieron el divorcio de sus padres, desarrollaron mayor independencia y capacidad para enfrentar las dificultades. Además, aprendieron la importancia que tienen el compromiso, la confianza y la capacidad para solucionar los conflictos en sus relaciones interpersonales. Algunas de las ganancias del divorcio para los hijos, son:


1. Mayor compromiso al establecer relaciones de pareja. Los adultos jóvenes que vivieron el divorcio de sus progenitores, a diferencia de aquellos que jamás se separaron, saben que el matrimonio no siempre dura “toda la vida”. En su mayoría le dan gran valor, no se precipitan a casarse y una vez lo hacen son conscientes de la importancia de mantener una buena relación de pareja. Así, ellos han aprendido que el divorcio es una vivencia muy dolorosa para todos y no desean repetir la experiencia. A pesar de lo que aprendieron, consideran que tal decisión no es el camino más fácil para salir de un matrimonio con dificultades.

 

2. Estudios recientes muestran que no hay diferencia en el nivel de confianza que tienen en sus relaciones los adultos que vivieron el divorcio de sus padres, de la de aquellos cuyos progenitores continuaron casados.
 

 

 El desarrollo de la confianza en las relaciones tiene origen en el trato que se establece con los padres en la infancia y en las primeras experiencias en las relaciones de pareja y en el matrimonio. Quienes no han aprendido que puede confiar en sus padres, tampoco lo podrán hacer en sus relaciones futuras.

"En el proceso de divorcio, también se vive de alguna forma el conflicto"

Uno de los mayores riesgos del divorcio es la posibilidad de que los niños pierdan la relación con alguno de ellos. Cuando esto sucede, ellos aprenden que no se puede confiar en las personas que aman. Pero cuando las parejas logran mantener los lazos familiares después del divorcio, permiten a sus hijos crecer con mayor capacidad para confiar en otros y saber que los lazos afectivos no se perderán a pesar de las dificultades que deban enfrentar.

 

3. En el proceso de divorcio, también se vive de alguna forma el conflicto. Los que tengan padres capaces de manejar sus diferencias, aprenden que existen caminos diferentes a la agresión y la violencia para solucionar las diferencias. Adquieren estrategias de negociación, comprenden la importancia de mantener el respeto en los momentos difíciles y desarrollan habilidades para escuchar a otros. Y, lo más importante, saben que estas habilidades se pueden aprender.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Hijos

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades