Para el hijo es difícil cambiar de casa (Segunda Parte)

 

Es frecuente que los niños experimenten sentimientos de deslealtad por dejar solo al padre con el que residen la mayor parte del tiempo. Estos son aún más fuertes cuando este progenitor les dice que se siente muy solo en el momento que ellos se van, y de ese modo les hace responsables de su estado de ánimo.

 

Dichos pequeños perciben que traicionan a una de las personas que más aman, y pueden experimentar culpa por disfrutar de las actividades en las que participa durante el encuentro. Los padres deben saber que los comentarios que hacen delante de ellos tienen efectos negativos en la manera como vivan esta situaciòn.

 

También es indispensable para los hijos saber que a pesar de la falta que le harán a su progenitor, este también disfrutará del tiempo en el que estarán fuera, y a su regreso, compartirán algunas de sus experiencias.
Para el padre con el que viven los hijos es importante saber que el regreso de los niños a casa les revive la mayor pérdida del divorcio: el no poder compartir su vida simultáneamente con ambos padres.

 

Esto les genera sentimientos de rabia y les lleva a comportarse agresivamente con su madre y hermanos. Por su parte, la madre que ha esperado ansiosa el regreso de sus pequeños, atribuye la situación a comentarios negativos hechos por el padre. 

 

Este es el síndrome de domingo por la noche. Entender el por qué del comportamiento de los niños en este momento, permite a los padres ayudarles a reconocer sus sentimientos y poder expresarlos de otra manera.

 

Es muy importante detectar las dificultades especiales de algunos hijos para cambiar de casa. El origen de estas puede variar. Por una parte, suele deberse a haber establecido una relación lejana con el padre que sale de casa, desde antes de su partida.

 

También, esta quizá se haya deteriorado cuando aparece una nueva pareja en su vida, y ellos sienten que ya no reciben la misma atención y afecto que antes. En estos casos, es importante que los padres no se ataquen con comentarios negativos acerca de ellos mismos o de sus nuevas relaciones.

"Para el padre con el que viven los hijos es importante saber que el regreso de los niños a casa les revive la mayor pérdida del divorcio: el no poder compartir su vida simultáneamente con ambos padres"

 

Esto hay que repetirlo. Tampoco deben expresar juicios de valor que afecten la imagen que el niño tiene de ellos. Por el contrario, cuando el grupo familiar continúa valorando a todos sus miembros a pesar de su transformación, padres e hijos podrán mantener los lazos familiares y construir relaciones sólidas entre ellos.

 

El tener que alternar la vida entre dos casas, es definitivamente una realidad en la vida de los niños de padres separados, y frente a la que padres e hijos deben hacer esfuerzos para adaptarse. Sin embargo, los adultos son los primeros responsables de facilitar este proceso.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Hijos y Sicologìa

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades