Para el hijo es difícil cambiar de casa (Primera Parte)

 

La mayoría de los hijos de padres recién separados tienen dificultades para adaptarse a la nueva vida que se lleva a cabo en dos casas distintas. Esta les exige desarrollar sentimientos de pertenencia a dos lugares diferentes, donde las rutinas, la disciplina, los objetos personales y los sentimientos son diversos.


Por otra parte, el traslado muchas veces se ve afectado por los enfrentamientos entre los padres, los cuestionamientos sobre las actividades, el modo de vida de cada uno y el envío de mensajes negativos entre ellos. La consecuencia más frecuente en estos casos, es que los niños no deseen salir de casa y se nieguen a compartir la jornada con el padre que no vive en forma permanente con ellos.

 

Por fortuna, también son estos adultos los que pueden ayudarles a adaptarse a su nuevo estilo de vida, y a realizar la transición con la mayor naturalidad y entusiasmo por el tiempo que estarán con el otro padre.
Uno de los aspectos que más dificultan a los niños el cambio de casa, es la diferencia que existe en las rutinas, las normas y la disciplina.

 

Resulta imposible pretender que los dos lugares funcionen de la misma manera, pero si recomendable que los padres tengan algunos acuerdos mínimos en los puntos de mayor importancia, pues esto les da seguridad a los hijos. Poco a poco, ellos aprenderán que existen diferencias en cada hogar, y también situaciones que son similares.
 

 

Así mismo, mantener la comunicación evita que los hijos manipulen y utilicen los desacuerdos para lograr lo que desean. La experiencia nos demuestra que los padres que continúan ayudándose en la educación de sus menores, logran hacer acuerdos acerca de las normas que consideran de importancia en su formación, y esto disminuye algunos de los efectos negativos de la separación.

"Uno de los aspectos que más dificultan a los niños el cambio de casa, es la diferencia que existe en las rutinas, las normas y la disciplina"


Por el contrario, las parejas en las cuales prevalece aún el conflicto, utilizan esta situación como un nuevo campo de batalla. En este caso, se olvidan de las necesidades de sus hijos, y no se dan cuenta de que esta inconsistencia en las normas tiene consecuencias negativas para ellos.

 

Además, les hace más difícil el proceso de adaptación a los cambios que trae el divorcio. En estos casos es recomendable buscar ayuda profesional.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Hijos y Sicologìa

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades