La angustia de la separación en los niños

 

La angustia de la separación es un miedo excesivo que siente el niño a separarse temporalmente de sus padres porque dentro de su lógica infantil siente que aun una ausencia temporal podría ser definitiva.

 

Experimenta temor de ser abandonado y por esto expresa una gran angustia ante la posibilidad de que sus padres se alejen. Este cuadro generalmente es pasajero y se presenta incluso en niños entre los ocho y los doce meses de vida.

"Cuando tiene que separarse de sus padres por que estos deben salir o el tiene que quedarse en el colegio se muestra  muy ansioso y resistente a quedarse solo"

A medida que aprenden conceptos como el tiempo y entienden que sus padres se pueden ir pero van a regresar, dicho sentimiento irá desapareciendo. Pero cuando el problema se prolonga y los niños no logran controlar estos sentimientos y cada vez que se separan de sus progenitores este aparece con más intensidad, se debe buscar ayuda profesional.


Cuando los padres se separan como pareja, los niños experimentan una gran perdida afectiva. En algunos niños este sentimiento de separación se vuelve mas intenso y durante algún tiempo pueden sentir miedo de que esto ocurra nuevamente con el otro progenitor.

 

En esos casos, ellos sienten temor cada vez que no están con uno  de sus padres o miembros de la familia más cercanos, pues creen que algo malo les va a pasar.
 

 

Cuando tiene que separarse de sus padres por que estos deben salir o el tiene que quedarse en el colegio se muestra  muy ansioso y resistente a quedarse solo.

 

Muchas veces puede  presentar síntomas de pánico como temblor, sudoración excesiva, vómito o dificultad para respirar. Son incapaces de apartarse de la madre a quien se aferran ante la inminencia de quedarse solos aunque sea por un momento. Muestran rechazo a otros adultos que no sean los papás o personas muy cercanas.

 

Aparecen tics como comerse las uñas, halarse el pelo o morderse los labios. También puede tener  dificultad para dormir o pesadillas y preocupaciones por perderse. Se muestra muy preocupado por el bienestar de sus padres y constantemente alude a que algo malo pueda pasarles.

 

Algunas veces esta reacción puede ser temporal y responde a la manera como el niño esta elaborando la separación de sus padres. En otras ocasiones persiste afectando su funcionamiento general.

 

Si esto ocurre es preciso solicitar ayuda profesional. En todos los casos es importante que los padres sean sensibles a estos sentimientos de los niños y tengan una actitud comprensiva y amorosa para ayudarles a entender sus propios sentimientos, a expresarlos de manera conciente y a encontrar recursos internos para enfrentarlos.  


Por: María Elena López


Divorcio, Sicología, Niños

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades