Mensaje para los padres

 

Si usted ha tomado la decisión de separarse, o ha estado separado por algún tiempo, puede encontrar útiles las siguientes recomendaciones:


1. Sus hijos constituyen lo primero. El amor que sienten ambos padres por ellos les permite evaluar cuál es la mejor opción. Recuerde que estos no deben convertirse en un arma para pelear y obtener beneficios de la situación. Los pequeños aprenden lo importantes que son para sus padres a través de las decisiones que ellos toman. Deben comprender que a pesar de existir muchas diferencias entre sí, tienen un gran objetivo común: los hijos.


2. Hagan todos los esfuerzos que se requieran para seguir unidos como padres y mantener una comunicación amable. Es muy importante que ambos continúen siendo cordiales entre sí, especialmente delante de sus hijos. No es indispensable mantener el vínculo amoroso, simplemente se trata de construir una relación respetuosa, pacífica y cooperativa. Recuerde que el amor que los padres sienten por sus hijos es el lazo que los mantendrá unidos por el resto de su vida. Este, debe ser la fuerza que les permita ser amables con su ex en los momentos de encuentro, en los que un simple saludo y un cómo estás, pueden hacer la diferencia. Nunca los utilice como medio para vengarse de lo sucedido durante el matrimonio.


3. No hable mal de su expareja. Controle su rabia y no ataque al otro en lo que ha sido su forma de ser y ejercer la paternidad. Parece increíble que hablar mal del otro progenitor hace que sus hijos pierdan el respeto y admiración que sienten por usted. También, esto obliga a los menores a asumir una posición en la cual alguno de los dos progenitores pierde. Es importante ponerse en la situación de los hijos, y entender el dolor que experimentan frente a la hostilidad entre sus padres.

"Es indudable que cada casa funciona con normas diferentes y el niño debe aprender a vivir con ambas"


4. No permita que sus hijos queden en medio de las dificultades que tiene con su expareja. No les asigne ninguno de los siguientes roles: mensajeros de información, espías de las actividades y amistades de su ex, asesores financieros que deben conseguir el dinero, terapeutas que le entienden y consuelan su dolor, mendigos que deben pedir sus necesidades sean cubiertas por su ex, jueces capaces de sentenciar al culpable de lo que están viviendo. Esto los convierte en mediadores de la situación. Mantenga sus diferencias y dificultades lejos de los pequeños, ellos no deben participar de ellas. Los acuerdos y las discusiones deben ocurrir en su ausencia, para evitar que escuchen las disputas y se sientan culpables por ellas.

 

 

5. Recuerde que es importante decir a los hijos en todo momento, incluso después del divorcio, que no son responsables del divorcio, que esta es una decisión que ustedes los adultos han tomado. Muchos niños se sienten culpables de lo sucedido, y piensan que fue su comportamiento el que ocasionó la separación.


6. Permanezca cerca de la vida de sus hijos. No pretenda hacer creer que las circunstancias no han cambiado. Sin embargo, tenga la certeza en que con esfuerzo y dedicación es posible mantener una relación cercana con ellos. Establezca un horario de visitas que permita que ambos padres compartan la mayor cantidad de tiempo con los pequeños. Comuníquese permanentemente con los menores y siga siendo parte de su vida. El hecho de vivir en casas separadas no significa que ahora tengan menos responsabilidades como padres. Ambos deben continuar ejerciendo su labor de guía y formación. Recuerde que existen exparejas pero no expapás.


7. Mantenga el diálogo con sus hijos. Permítales participar de su vida, conocer sus actividades e intereses. Hable con ellos y esté siempre dispuesto a contestar sus preguntas. Dígales siempre la verdad de lo que está sucediendo, aún cuando tema la forma en la que podrían reaccionar. Sea cariñoso, demuéstreles su afecto a través del contacto físico y expréseles permanentemente cuánto los quiere y lo significativos que son en su vida.
8. Recuerde que la comunicación diaria es indispensable para mantener una relación cercana. Si le es posible, trate de vivir cerca de sus hijos. La proximidad física de las dos casas facilita los encuentros con ambos padres. Además hace que la experiencia del traslado sea más fácil para los pequeños.


9. Acuerde las condiciones para estar juntos y trate de que estas sean constantes. Los niños se sienten más seguros cuando saben el tiempo y lugar que compartirán con cada padre. Conocer con anterioridad los días y horas que pasarán con cada progenitor les permite prepararse para los cambios y aceptarlos con tranquilidad. Esto no significa que se deban eliminar los encuentros espontáneos. La flexibilidad de los padres es indispensable para que estos se vivan en forma tranquila y natural. Es indudable que cada casa funciona con normas diferentes y el niño debe aprender a vivir con ambas.


10. Viva el dolor que conlleva la separación. La mejor manera de poder apoyar a sus hijos en este proceso es superarlo, aceptando las pérdidas y fortaleciendo las ganancias. Si lo necesita, busque la ayuda de un terapeuta que le acompañe durante este tiempo.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Padres y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades