Los niños necesitan de ambos padres (segunda parte)

 

En el caso de las niñas, la ausencia del padre también tiene consecuencias. Las pequeñas se desarrollan con dificultad para relacionarse con el sexo opuesto.

 

En muchos casos, ellas crean una figura paterna basada en la fantasía y cuando son adultas, no encuentran ningún hombre que pueda llenar sus expectativas. Tristemente muchas de estas jovencitas basan su felicidad en su habilidad para conquistar y tener éxito con el sexo opuesto.

 

También es común observar la tendencia de las jóvenes que han vivido el distanciamiento de su padre por el divorcio, a establecer relaciones con hombres mayores, con quienes tratan de superar la carencia que debieron asumir de niñas.

"Para poder continuar su misión como padres, ellos deben aceptar que se enfrentan a una nueva etapa de su relación"

Los progenitores que se alejan de sus hijos después del divorcio también afectan el proceso de ajuste de estos a la nueva vida. La manera como ambos miembros de la pareja afrontan la separación es el modelo más importante en el enfrentamiento de las dificultades que tendrán los niños en adelante. 

 

La madre que puede superar el dolor y acompañar amorosamente a sus hijos en este proceso, da estabilidad y trasmite la seguridad del afecto a pesar de las pérdidas que conlleva la separación. Así mismo, los progenitores que continúan al lado de sus hijos, les dan la certeza de contar con su apoyo y protección.

 

Por lo tanto, cuando es posible mantener una relación cooperativa y amable alrededor de éstos, se les da la oportunidad de aprender modelos positivos para resolver las diferencias y superar los conflictos. Además, les permiten sentir lo importantes que son para cada uno y que el amor por ellos es superior a cualquier otro sentimiento que pueda existir.

 

Para poder continuar su misión como padres, ellos deben aceptar que se enfrentan a una nueva etapa de su relación. Esta requiere poder mantener el vínculo que les une como progenitores aun cuando el que tenían como cónyuges se haya roto. Es el reto más difícil que deben enfrentar después de la separación.

 

Lograrlo será definitivo para ellos y para los menores. Los padres constituyen las figuras más importantes en la vida de los hijos. Su amor no se puede remplazar. Es posible dejar de ser pareja, pero no renunciar a ser padre.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Hijos y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades