Los niños necesitan de ambos padres (primera parte)

 

La mayoría de los hijos continúan viviendo con la madre después del divorcio. Solo en un once por ciento de los casos el papá es el que mantiene la custodia de los niños. Esto se debe principalmente a patrones culturales que consideran que permanecer al lado de la madre es más sano para el desarrollo de los pequeños.

 

Sin embargo, esa tendencia se ha modificado en muchos países del mundo durante la última década. Por ejemplo, en España existen asociaciones de padres separados que luchan por cambiar la legislación y obtener el derecho a la custodia compartida.

"Es indiscutible que los padres constituyen las figura más importantes en la vida de los hijos. Su amor no se puede remplazar"

Las estadísticas muestran que cuando la madre no tiene la custodia de los hijos, permanece cerca de ellos y mantiene un contacto cercano y permanente. En estos casos, únicamente el trece por ciento no la han visto en un período de tiempo prolongado. Por el contrario, el cincuenta por ciento de los niños cuya custodia recae en la madre, ha tenido poco contacto con sus papás, y solo el dieciséis punto cuatro por ciento lo ven semanalmente.

 

Esto indica que los padres son más propensos a alejarse de la vida de sus hijos que las madres. No obstante, los dos se hacen indispensables para los pequeños, sus roles son complementarios y los niños se benefician al mantener la relación con cada uno.

 

 

Los padres son las figuras amorosas más importantes en el desarrollo de los hijos. Cuando alguno de ellos sale de casa, éstos se privan de compartir permanentemente los roles fundamentales en el desarrollo de la personalidad. Si es el hombre el que se traslada a otro lugar, los hijos pierden la posibilidad de aprender acerca del comportamiento masculino en diversas áreas.

 

Lo anterior se refiere a aspectos como la responsabilidad, la paternidad, la forma de relacionarse con personas de ambos sexos y como expresar sentimientos de rabia. Algunos estudios muestran que los niños varones de hogares donde el papá se mantiene alejado, gustan menos de la competencia, son más agresivos, menos deportistas y más dependientes de otras personas.

 

En algunos casos, su rendimiento académico es más bajo y se muestran más indisciplinados que los de padres que mantienen una relación cercana. Así mismo, si el padre se aleja de los pequeños en edad preescolar, estos crecerán con criterios confusos acerca de su identidad masculina.

 

Es indiscutible que los padres constituyen las figura más importantes en la vida de los hijos. Su amor no se puede remplazar. Es posible dejar de ser pareja, pero no renunciar a ser padre.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Hijos y Psicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades