Ante el divorcio, identifique sus fortalezas

 

Identificar los recursos y fortalezas con que cuenta la persona para asumir el proceso del divorcio, le permite enfrentar el miedo y el desconcierto que esta situación conlleva. Además, es indispensable para poder trabajar los aspectos internos que se requieren a fin de superar los cambios que la separación genera en la vida de la familia. Aunque se suelen tener en cuenta muchos aspectos, hay que concentrarse en dos que son fundamentales.

 

El primero es la independencia que cada adulto tiene para satisfacer sus necesidades básicas. El segundo se refiere a las habilidades de la persona para relacionarse afectivamente con su expareja y con los demás.

 

Con el propósito de identificar tales fortalezas se recomienda el siguiente ejercicio, propuesto por Isolina Ricci en su libro "Mom's House-Dad's House" para medir dicha capacidad.

 

Con esta finalidad, señale las afirmaciones que encuentra a continuación usando una escala de uno a diez. El diez significa que la necesidad está totalmente satisfecha; el cinco, que debe mejorar bastante; y el uno, que necesita hacer cambios en forma inmediata para alcanzar la estabilidad personal y emocional requerida.


La pregunta ineludible es, ¿cómo está su capacidad para satisfacer las necesidades básicas?


1. En cuanto a los gastos indispensables, puedo pagar la vivienda, los alimentos y el vestuario.


2. Me siento seguro en mi casa, en el vecindario y en el trabajo.


3. Tengo los servicios de salud necesarios o puedo cubrir mis gastos médicos y los de mis hijos cuando están enfermos.


4. Puedo contar con una persona que supervise a los niños en los momentos en los que estoy fuera de mi casa.

5. Puedo contratar una persona que me ayude en la ejecución de los oficios domésticos y las demás actividades que demanden los hijos. En lo personal es indispensable saber, ¿cómo están sus recursos afectivos?


6. Tengo un día libre durante la semana para descansar y realizar actividades de esparcimiento.


7. Existe la posibilidad de disfrutar de actividades con mis hijos por lo menos dos veces al mes.


8. Puedo tomar dos días libres al mes para atender compromisos diferentes a la crianza (padre custodio), o puedo dedicar cuarenta y ocho horas seguidas a mis hijos, entre una y cuatro veces al mes (padre no custodio).
 

9. El otro padre continúa involucrado en la educación de los hijos y sigue asumiendo su responsabilidad.


10. Tengo una relación cordial y cooperativa con el otro padre.

 
 

11. Cuento con un grupo de personas conocidas, amigos o vecinos que me ayudan cuando lo necesito, y viceversa.


12. Tengo un grupo de amigos y familiares con quienes comparto la vida familiar, incluyendo cumpleaños, fiestas y celebraciones especiales.


13. Puedo dar y recibir afecto de las personas a que hace referencia el punto anterior.


14. Las personas mencionadas me ayudan en algunas oportunidades en la educación de mis hijos.


15. Frecuento a uno o más amigos con los que puedo compartir lo que sucede en mi vida. Puedo confiar en ellos.


16. Si he estado separado por algún tiempo, puedo decir que tengo una nueva pareja con quien compartir el afecto y la sexualidad.


17. Mis prácticas espirituales y creencias religiosas me dan fortaleza, aumentan mi sentido de protección y son una guía en mi vida.

Conocer sus fortalezas y debilidades le permitirá aclarar el panorama y recuperar la seguridad en sí mismo


Ahora sume todos los puntajes. Si el resultado es de noventa y cinco (95) o superior usted está utilizando positivamente sus recursos para enfrentar la crisis que genera el divorcio. Si es inferior, necesita iniciar un proceso encaminado a fortalecer las herramientas que le ayudarán en este momento. Ahora analice los temas que tuvieron menor puntaje. Escríbalos en una hoja de papel y proponga tres alternativas que lo llevarían a desarrollar esa destreza.

 

Puede empezar por la más sencilla y una vez vaya logrando cada paso continuar con las que representan mayor dificultad. Por ejemplo, si encontró que durante el matrimonio o con el divorcio se ha alejado de sus amigos, es un buen momento para retomar tales relaciones. Una llamada puede iniciar este proceso.

 

Recuerde que el objetivo de este ejercicio es encontrar los recursos que tenemos para enfrentar la crisis y así poderlos desarrollar y utilizar cada vez que sea necesario.

Conocer sus fortalezas y debilidades le permitirá aclarar el panorama y recuperar la seguridad en sí mismo. Además, aprovechar los cambios con el fin de obtener ganancias para usted y su familia.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Pareja y Sicologìa

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades