No viva solo la crisis del divorcio

 

El divorcio es un período de crisis en la familia. Se trata de un momento de confusión y cambios. Es frecuente que por la preocupación de los padres por el bienestar de sus hijos, se olviden de lo más importante, no abandonarse a sí mismos. El primer paso para poder ayudar a los pequeños es que los adultos puedan asumir la situación.

 

A muchas personas que han enfrentado este proceso, les ha sido útil tener presentes las recomendaciones siguientes:


1. INFÓRMESE SOBRE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO. El divorcio es un proceso difícil en la vida del ser humano. Conocer qué está sucediendo es definitivo para poder enfrentarlo. Lea, investigue, hable con personas que ya han vivido este proceso. Esto le ayudará a encontrar alternativas de manejo que sean adecuadas para su caso. Siempre es posible hallar a alguien que comparta sus conocimientos y experiencias en este tema. No tema preguntar, ellos tuvieron las mismas dudas cuando se separaron.


2. NO VIVA SOLO ESTE PROCESO. La ayuda de otros es esencial para enfrentar los cambios. Es necesario contar con al menos una persona que le brinde apoyo, compañía, lo escuche y oriente durante esta época. Puede recurrir a un amigo de confianza, un pariente o consejero. Recuerde que pasar por una crisis como esta en aislamiento, conlleva el riesgo de vivir bajo un nivel de estrés elevado y puede incluso llevarlo a la depresión.

 

3. DESE UN TIEMPO PARA ESTAR SIN PAREJA. En el proceso de divorcio la persona requiere períodos de tiempo en los que se encuentre sola y pueda estar consigo misma para procesar los cambios que ha tenido en su vida. Esto le ayuda a evaluar lo sucedido, asumir la responsabilidad que le corresponde e iniciar el proceso de adaptación a la nueva etapa. Iniciar otra relación afectiva antes de superar la pérdida, puede ser un analgésico momentáneo del dolor, pero conlleva un alto riesgo de fracaso de esa relación en el futuro.

"Recuerde que usualmente las personas terminan actuando y sintiéndose de la misma manera como piensan de sí mismas"

 

4. NO SE OLVIDE DE SÍ MISMO. Conozca y respete las necesidades y cuidados que requieren su cuerpo y su espíritu. No descuide sus hábitos de alimentación, sueño, descanso y recreación. En momentos de crisis se puede llegar a excesos en el trabajo, consumo de alcohol o cigarrillo y variantes en baja o exceso en la alimentación. Esta situación acaba las reservas que el organismo necesita para enfrentar la tensión y las emociones que genera el divorcio. Es necesario encontrar actividades que promuevan la salud mental y física, y practicar algún deporte o actividad recreativa le ayudará a sentirse mejor. Es indudable que cuando esto sucede, los problemas se vuelven manejables.

 

5. SEA POSITIVO Y MANTENGA LA ESPERANZA. Tener una perspectiva positiva no significa negar lo que está sucediendo. Es entender que la decisión que ha tomado tiene como objetivo el que todos los miembros de la familia logren una mejor calidad de vida. Los pensamientos positivos influyen significativamente en las emociones de la persona. 

 

Los estudios demuestran que cuando esta mantiene relaciones afectivas sólidas y enfrenta las crisis con pensamientos de esperanza, no solo logra superarlas sino que obtienen ganancias para su vida. No sucede lo mismo a aquellos que viven estos períodos con pensamientos negativos y en un estado permanente de depresión.

 

6. ENCUENTRE NUEVAS ALTERNATIVAS DE MANEJO. Haga una lista de las acciones y actitudes que contribuyen positivamente al proceso de transformación de la familia. Escriba también las que producen malestar o dolor en usted, su expareja o sus hijos. Aunque en un principio parezca una tarea imposible de realizar, poco a poco encontrará nuevas alternativas de manejo que permitirán a todos recobrar la seguridad y la calma. Es especialmente importante establecer canales de comunicación que faciliten a los padres continuar una relación cooperativa en la educación de los pequeños, y les dé a ellos la posibilidad mantener un trato cercano con su papá y su mamá.

 

7. DESARROLLE SUS FORTALEZAS. Reorganizar la vida después del divorcio, requiere utilizar las habilidades que se han adquirido en el transcurso de la vida. Esto se refiere a las capacidades que nos permiten continuar supliendo las necesidades físicas y afectivas. En este momento, se debe tener la posibilidad de cuidar de sí mismo, asumiendo hábitos de vida sanos y manteniendo relaciones afectivas cercanas con amigos y familiares. Recuerde que las relaciones sociales serán más complicadas ahora. Padres e hijos necesitan el uso de las herramientas internas que poseen para lograr superar el dolor y adaptarse a los cambios.

 

8. MODIFIQUE ALGUNAS DE SUS EXPRESIONES. El lenguaje que se utiliza para describir la situación que genera la separación, tiene efectos importantes en padres e hijos. Es definitivo que los padres utilicen palabras positivas para reflejar lo que está sucediendo. Esto no significa negar la tristeza que se siente, pero si enfrentar los cambios con actitud positiva. Recuerde que usualmente las personas terminan actuando y sintiéndose de la misma manera como piensan de sí mismas. Por lo tanto, le permitirá lograrlo, expresar que usted y sus hijos resolverán con ganancias esta crisis.

 

9. APOYE A SUS HIJOS EN ESTE MOMENTO. Apoyar a los hijos durante este proceso, es un deber de los padres. Enseñarles cómo enfrentar y superar la crisis será definitivo para su desempeño en el futuro. Además, permitirá que progenitores e hijos fortalezcan los lazos afectivos, definitivos en la transformación de la familia.

 

10. CONSERVE EL HUMOR Y EVITE LA IRONÍA. La risa y el humor permiten liberar parte de la tensión que conlleva el divorcio. Además, devuelve la esperanza y ayuda a tener una perspectiva positiva de la situación. Juegue con sus hijos, diviértase con ellos y disfrute de su compañía. Estos deben convertirse en momentos para recordar y poder transformar la familia. En esta etapa se viven eventos que jamás imaginó. Aprenda a reírse de ellos y de usted mismo, y permita que sus hijos rían con usted. Esto les enseñará a ser más humanos y entender que todos cometemos errores. No olvide que la ironía es como una piedra que con frecuencia destruye cualquier posibilidad de entendimiento. Hable con términos positivos y preocúpese por no herir al otro Es importante tener en cuenta que los cambios no se dan de la noche a la mañana. Requieren tiempo, constancia y especialmente mucho amor.



Por: Gloria Mercedes Isaza

Divorcio, Pareja y Sicologia

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades