No permita que el divorcio detenga su vida

 

La primera etapa del divorcio conlleva la pérdida de algunas ilusiones, la más importante de ellas, que el proyecto que iniciaron juntos no podrá culminar. Esto lleva muchas veces a que la vida se detenga, ya que la persona siente que se encuentra ante un futuro incierto y oscuro que no sabe de qué manera enfrentar.

 

Como consecuencia, los demás campos de su vida también se ven afectados. No debemos olvidar que el ser humano es un motor que funciona con el movimiento de varios pistones.

 

Cuando uno de ellos falla, aunque el mecanismo sea más lento, podrá seguir su marcha si los demás se encuentran en actividad. Así, el matrimonio constituye únicamente uno de ellos, y cuando se rompe necesita de la ayuda de los demás para continuar la vida.

 

Por esto, importante que la persona que se separa haga un esfuerzo para recuperar poco a poco las actividades de cada una de las diversas áreas de la vida. Estas son:

 

1. HIJOS. Los hijos deben ser sin lugar a dudas una de las prioridades de la vida de los padres, aun cuando no vivan juntos. Ellos requieren su apoyo y dedicación especialmente durante la primera fase del divorcio. Necesitan sentir que continúan teniendo unos padres presentes y amorosos en su vida. Ejercer como tales implica tiempo, dedicación y mucho amor. Esto no significa que los padres deban olvidar que tienen una vida propia que pide tiempo y atención.

 

2. AMIGOS. La separación conlleva un cambio en la vida social de la pareja. Desafortunadamente, algunos de los amigos que tenían cuando estaban juntos consideran que deben apoyar a alguno de los dos. Puede suceder que juzguen lo que pasó y emitan su veredicto acerca del culpable del rompimiento, y como consecuencia continúen su relación solo con uno de ellos. Es de esperar que los amigos de él o ella opten por conservar la relación de antes con uno de los dos y se alejen del otro. A pesar de esta circunstancia, importante que ambos adultos mantengan contacto con su grupo de amigos y estén abiertos a conocer e integrar nuevas personas a su vida. Salga y comparta momentos agradables con ellos. Esto le dará la oportunidad de descubrir que a pesar del dolor, puede experimentar alegría, y le ayudará a enfrentar sentimientos como la tristeza.

 

3. ACTIVIDAD PROFESIONAL. Retome los objetivos que se había propuesto en el campo de su profesión. No olvide que tener proyectos enriquece el sentido de la vida. Además, a través del trabajo prestamos un servicio a los demás, recibimos su afecto y nos proyectamos hacia nuevas circunstancias vitales.

 

Si por alguna razón se encuentra retirado del ejercicio profesional, es una buena oportunidad para retomarlo, incluso a través de acciones sociales, y permitir su desarrollo y crecimiento a través de una actividad concreta.

 

4. AFICIONES. Dedique parte de su tiempo libre a actividades que sean de su interés. Si practica algún deporte, no deje de hacerlo. Asista a actividades culturales, eventos especiales, proyecciones cinematográficas, teatro, etc. Si es buen lector, busque nuevos títulos y comparta esta actividad con otras personas.

"importante que la persona que se separa haga un esfuerzo para recuperar poco a poco las actividades de cada una de las diversas áreas de la vida"

5. ESPIRITUALIDAD. Este es uno de los grandes soportes del ser humano y más en los momentos difíciles. Es necesario desarrollar la espiritualidad por encima de las mismas creencias religiosas y propiciar el necesario encuentro consigo mismo. Muchos seres hallan sosiego en prácticas como el yoga o la meditación, que suelen ser importantes opciones para que la persona aprenda a vivir más a partir de sí misma. Para aquellos que comparten la creencia en un Ser Superior, este es un apoyo importante en el momento de la separación, una fuente de fortaleza y soporte para enfrentar tales circunstancias afectivas. Cada uno debe descubrir el camino que le corresponde en este nuevo proceso. También puede ocurrir que con el divorcio se cuestionen las creencias y prácticas religiosas que se hayan tenido hasta el momento. Aproveche esta situación para reflexionar con la serenidad que le permita la mayor objetividad posible.

 

6. PAREJA. Una vez superada la pérdida y cuando se haya reestablecido el equilibrio, permítase volver a querer a otro e iniciar una nueva relación. Es un error creer que una dificultad anterior marque las demás opciones que podamos tener. No significa que su objetivo sea casarse otra vez, sino abrirse a la posibilidad de volverse a enamorar.

 

Recuerde que la existencia de cada ser humano requiere que los anteriores aspectos se mantengan activos para lograr su realización personal, sobre todo en la crisis de la separación.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Pareja y Sicologìa

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades