¿Qué información dar a los niños?

 

Cuando los padres se divorcian ocurren muchos cambios, no sólo que el padre y la madre ya no vivan en la misma casa, sino además la custodia, el ritmo de trabajo de ambos o la situación económica, entre otros. Igualmente surgen preguntas de acuerdo con la edad, intereses y la forma como cada cambio influye en ellos.

 

Es importante que los papás escuchen las preguntas de los hijos.

 

La información que se les debe dar es sólo aquella que los afecta directamente, por ejemplo, los cambios que van a ocurrir y que tienen impacto en sus vidas. Lo que no se debe contar es aquello que represente un problema para los padres, pero en lo que los hijos no tienen cómo intervenir ni ayudar.

 

Por ejemplo, si el padre necesita ayuda para mantener la casa o si está preocupado por cuestiones legales relacionadas con el divorcio. Al contarles información de ese tipo se les generan angustias que los pueden perjudicar y retrasar el proceso de asimilación del divorcio.

 

En cuanto a las razones de este, los padres pueden mantener cierta información entre ellos, y deben hacer que los niños entiendan que ellos están seguros sobre la decisión y que aunque va a ser una etapa dura para todos, creen que es lo mejor. 

 

Los niños sienten curiosidad por los motivos que llevaron a sus padres a tomar esta decisión y algunas veces quieren saber quien tomó la iniciativa o que hizo el otro para impedirlo. Si se esforzaron por encontrar una solución diferente. A los más grandecitos les inquieta el hecho de que exista una tercera persona.

 

Estos temas pueden tratarse de manera abierta con los niños pero ajustando la información de acuerdo a su edad y temperamento. Los padres deben omitir los detalles que estos no entiendan o no estén preparados para procesar. 

 

Igualmente, es importante que manejen con discreción los aspectos que creen que no es conveniente que los niños sepan. Igualmente, los padres pueden pedir a los niños no divulgar algunos aspectos de la separación por ser del ámbito privado de la familia.

"Lo que no se debe contar es aquello que represente un problema para los padres, pero en lo que los hijos no tienen cómo intervenir ni ayudar" 

Es cierto que muchos niños no quieren que sus padres se divorcien. Algunos niños tienen sentimientos encontrados acerca del tema, especialmente cuando saben que sus padres peleaban constantemente o no eran felices juntos. Algunos niños pueden sentir que descansan cuando sus padres toman definitivamente, la decisión, sin embargo les duele perder la familia y la tranquilidad de tener ambos padres.

 

El tema de que los padres siguen queriendo a sus hijos a pesar de no vivir juntos es algo que debe tocarse a menudo, los niños necesitan esta certeza permanentemente.

 
Por: María Elena López


Divorcio, Sicología, Niños

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades