Principales conflictos después del divorcio

 

A pesar de que existen múltiples razones y situaciones para perpetuar el conflicto, la experiencia ha demostrado que hay aspectos definitivamente más sensibles. Nos referimos a áreas como las siguientes:


 1. Las decisiones acerca de la CUSTODIA generan gran tensión en los padres. Definir con cuál de ellos vivirá el hijo en forma permanente y cuánto tiempo pasará con el otro progenitor, no es tarea fácil. Ambos desean estar cerca de él, y aceptar las limitaciones que conlleva su decisión, les genera gran tristeza. Hasta hace unos años era siempre la madre la que asumía esta responsabilidad. Actualmente, muchos padres están solicitando la custodia compartida, ya que consideran poco el tiempo que les es asignado para ver a su pequeño. La decisión deberá tomarse analizando las necesidades del menor y en ningún caso este puede ser un medio de castigo o venganza entre los miembros de la expareja. Cuando esto último sucede, el hijo es el que sufre.

"Es indudable que cada hogar funcionará en forma independiente y existirán diferencias entre los dos"

2. Otro aspecto que genera discordias entre los padres es el de las decisiones acerca de los HORARIOS DE VISITA. Es difícil definir cómo repartirán los días de la semana, las fechas de descanso y las temporadas de vacaciones para que se acomoden a las necesidades de las partes. Por fortuna, existen múltiples combinaciones que permiten lograr acuerdos. Sin embargo, se requiere de gran flexibilidad y la decisión de los padres para asumir una actitud cooperativa que les ayude a desempeñar su labor en la formación del menor.

 

3. Los aspectos más complejos durante el divorcio, son los ACUERDOS ECONÓMICOS que se mantendrán entre la expareja en beneficio del hijo. Durante el proceso de separación, la pareja se enfrenta a la necesidad de dividir sus bienes y negociar las obligaciones que seguirán vigentes entre ellos. 

 

Es indiscutible que el poder económico es uno de los medios que ejerce mayor control sobre las personas, y el matrimonio no es una excepción porque la mayoría de las veces se vuelve determinante. En algunos casos el dinero es utilizado para castigar a la contraparte. Puede ser el mecanismo que permite mostrar a los hijos que el otro padre es una persona mala que no los ama.

 

4. Resulta difícil para los padres divorciados negociar aspectos como las NORMAS DE DISCIPLINA que deben establecer con el menor en casa. Se suele escuchar a estos decir que esas diferencias son algunas de las razones de la separación y que no desean seguir viviendo de la misma manera. Es indudable que cada hogar funcionará en forma independiente y existirán diferencias entre los dos. Sin embargo, se ha comprobado que las parejas que mantienen acuerdos sobre los aspectos que consideran más relevantes en la formación de los niños, les dan la oportunidad de crecer con mayor seguridad y estabilidad. Además, cuando las diferencias no son tan notorias, el pequeño se traslada de casa con más tranquilidad y entusiasmo y desarrolla un mejor sentido de pertenencia a ambos lugares.

 

Aquellos padres que logran superar las dificultades y aprenden mecanismos de negociación que les permiten desarrollar una relación que comparte en forma positiva la educación de su hijo, le están permitiendo aprender que es posible manejar y superar las diferencias sin destruir los lazos fundamentales de la familia. Así, inician la construcción de una nueva etapa de la unidad familiar que se ha transformado con el divorcio.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Padres y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades