Cómo hablar a los niños del divorcio

 

Hablar con los hijos para comunicar la decisión de la separación es uno de las situaciones más difíciles para los padres en este proceso. Aunque siempre es un evento doloroso, tener en cuenta algunos aspectos puede hacer más llevadero este momento. Es preferible que ambos padres estén juntos en esta oportunidad, pero si esto no es posible, es igualmente importante mostrarse abierto y comprensivo con los hijos.

"Entender a la otra persona no significa que se este cediendo al otro todos  los derechos"


  • Planee una reunión con la clara intención de crear una atmósfera de comunicación y comprensión
  • Ponga un poco de voluntad para entender a la otra persona hacer más fácil la situación
  • No use este momento para discutir y pelear y hacer reclamos
  • Cuénteles sobre los planes de separación. No es necesario dar todos los detalles, muéstrele que algunas cosas se irán resolviendo en el camino
  • Los hijos deben sentir que pueden preguntar lo que deseen y saber que sus padres responderán con tanta honestidad como les sea posible
  • Explíqueles por qué está ocurriendo la separación, no hay que decirlo todo,  pero si dar información sencilla y veraz que pueda ser comprendida por el niño de acuerdo a la edad en la que se encuentre
     
 

Los niños, especialmente los pequeños, necesitarán saber con precisión lo que harán, cuando verán al padre que no tiene la custodia, en que casa dormirán, etc. Con ellos,  seguramente será preciso explicarles varias veces. Por esta razón, una vez tomada la decisión, formalice y aclare con la otra persona los términos de la separación, para evitar alargar penosamente esta situación.


De otro lado, es necesario dar a los niños toda la seguridad económica que sea posible. Estos no deben  asumir ninguna posición con respecto al manejo que sus padres hacen del dinero, aun si tienen que ver con la atención a sus  necesidades.


Trate de estar tranquilo cuando se reúna con su pareja, especialmente si están en presencia de los niños. Actitudes como amenazar al otro, herirse verbalmente o romper en llanto descontroladamente, crean confusión y temor en los menores. Actuar de este modo puede impactar al niño de forma importante y generar dificultades mas tarde en su comportamiento.

Poner un poco de esfuerzo para tener una actitud comprensiva, aunque se tengan muchos reclamos y haya aspectos sin resolver, es la manera mas racional de asumir todo lo que conlleva este proceso. Entender a la otra persona no significa que se este cediendo al otro todos  los derechos, sino  que se está en el propósito de  facilitar el manejo de las situaciones que se van presentando.

En consecuencia, es necesario asumir la realidad con calma y transmitirle a los hijos el mensaje que aunque este evento resulte especialmente difícil los adultos estarán a cargo de ella. El seguirá contando con el apoyo, el afecto y el cuidado de sus padres aunque estos ya no estén juntos.

Por: María Elena López

Divorcio, Sicología, Niños

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades