Cómo informar a los hijos

 

El evento que más tensiona a los padres que han tomado la decisión de separarse, es cómo comunicarla a los hijos. Ellos no quieren causarles dolor, y saben que la alternativa por la que han optado producirá impacto y sentimientos encontrados. Además, temen que el divorcio pueda tener consecuencias negativas en cada uno.


Algunas parejas que están enfrentando el proceso de divorcio, piensan que no es necesario compartir con los menores la decisión que han tomado de finalizar su relación matrimonial, pues consideran que cuanto tenga que ver con esta les corresponde solo a ellos. Esto sucede especialmente cuando los hijos son pequeños, pues aquellos consideran que no están en capacidad de comprender la situación, y que las explicaciones en lugar de ayudarles los van a confundir.


Algunos padres optan por abandonar la casa y dejan que sea el que se queda el que enfrente la situación e informe a los hijos acerca de lo que ha pasado. En este caso, los niños se enfrentarán a la desaparición repentina del que se ha ido sin darles explicación alguna.

 

Además de la sorpresa, el pequeño se siente traicionado, rechazado y abandonado, y su imaginación será la encargada de explicarle por qué sucedieron los hechos, quién es el responsable de lo que ha pasado y qué eventos pudieron haber causado la partida.

 

Lamentablemente, él es el primer candidato de la lista de culpables, y su reacción se verá acompañada de sentimientos en su contra. La forma en la cual se comunique a los niños la decisión por la que los padres han optado, será definitiva en cómo estos enfrentarán la situación y se empezarán a adaptar a los cambios que este proceso conlleva.

 

No debemos olvidar que el impacto de la separación en los hijos se ve afectado por la manera como los padres se relacionan con ellos y entre sí.

 

 

Este momento en el que se comunica a los hijos la decisión, es la primera oportunidad que tienen todos para comenzar la transformación de la familia, para tratar de mantener los lazos que existen entre sus miembros.

 

Al enfrentar este momento, es frecuente que lo adultos tengan dificultad para llegar a acuerdos sobre lo que dirán a los niños. Esto sucede en los casos en los que uno es el que desea el divorcio. También es difícil enfrentar la situación cuando se han presentado hechos de infidelidad dentro de la relación.

 

Quien ha sido engañado desea que se cuente la verdad, mientras que el que ha vivido la aventura no lo considera necesario. Algunos estudios han demostrado que es más sano para los hijos y su relación con los padres, mantenerse ajenos a esta situación.

 

Los eventos que involucran terceras personas en la relación, deben ser asumidos exclusivamente por la pareja. Esto no significa mentir a los niños negando la situación, pues cuando descubren la verdad se sienten doblemente traicionados por quienes más aman. Se trata de explicar que hay aspectos de la vida que pertenecen solo a la pareja. 

"Algunos padres optan por abandonar la casa y dejan que sea el que se queda el que enfrente la situación e informe a los hijos acerca de lo que ha pasado"

Recordemos que para los hijos es más importante saber que sus padres les siguen amando y seguirán junto ellos en todo momento, que conocer las intimidades que han ocacionado la ruptura.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Niños y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades