Cómo enfrentar positivamente la separación

 

Hay que insistir en que el amor por los hijos es la mejor medicina para lograr disminuir el impacto de la separación. Permite superar las diferencias y seguir siendo compañeros en su educación, hecho que lleva a invertir tiempo, material y preparación en ser mejores padres y brinda la oportunidad de construir a pesar de las dificultades. Además, hace que los padres logren estar siempre juntos alrededor de sus pequeños, aunque estén separados, y se convierte en el mejor regalo que puedan darles.


La alta tasa de divorcios muestra que este es hoy una opción a la que las parejas recurren cuando su relación no es satisfactoria. La mayoría de los niños quieren un matrimonio que funcione y que sus padres se lleven bien, pero esto no siempre sucede así. Efectivamente una separación serena es más sana para todos que un mal matrimonio que sea abusivo, conflictivo o que esté batallando a toda hora.

El divorcio conlleva de manera inevitable una parte muy dolorosa para los hijos


De igual manera un mal divorcio puede llegar a ser más destructivo que un mal matrimonio. En muchos casos malos divorcios están reemplazando matrimonios regulares. No hay una sola verdad sobre qué es mejor, ni un método único e infalible para superarlo, sobre todo en algunos temas puntuales como la custodia, las visitas o las nuevas maneras de relacionarse con la ex pareja y los hijos.


Es necesario comprender que los hijos deben ser el proyecto más importante en la vida de los padres. Por esto, lo mejor que puede sucederle a un niño que se ve abocado a la separación son unos progenitores presentes, activos y armoniosos, aunque no vivan juntos. La clave es el buen manejo de la separación, como se anota antes.
 

 

El divorcio conlleva de manera inevitable una parte muy dolorosa para los hijos, e indudablemente también para los padres. Pero más allá del dolor y del sufrimiento, lo que todas las parejas si pueden hacer es trabajar para que las heridas sanen lo mas rápido posible. Este es un proceso y como tal los ajustes no se dan de la noche a la mañana; cada etapa vivida toma un tiempo, unas veces más largo y otras más corto.

 

No es lineal, esto quiere decir que los síntomas, las emociones, las dificultades, los periodos de calma o de tormenta pueden aparecer y desaparecer. Sin embargo, la forma como se lleve a cabo hará que los aspectos anteriores sean cada vez menos traumáticos, y así cada uno de los miembros de la familia tendrá más herramientas para manejar los tiempos difíciles.


En verdad, no se puede ser ex papá. Los padres no se separan de sus hijos ni estos de sus padres. Por lo tanto, requieren seguir contando con dos padres comprometidos con su responsabilidad. Resulta positivo para los niños que los padres al separarse logren superar las dificultades iniciales y continuar al cuidado de ellos. Igualmente, disminuir las peleas y los desacuerdos, no denigrar del otro ni intentar permanentemente ganar en el conflicto.

 

También, controlar la excesiva intromisión de las familias de origen y aceptar que habrá cambios en la rutina diaria de vida. Es fundamental que los adultos cuiden de sí mismos, luchen para que su hogar sea alegre y hagan partícipes a los hijos de los nuevos proyectos.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza

Divorcio, Padres y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades