Mensajes para los hijos

 

Debes saber que enfrentar el divorcio de los padres es difícil para los hijos. La avalancha de sentimientos y los cambios que genera producen inestabilidad y miedo. Para ayudarte a enfrentar el proceso es necesario tener en cuenta las siguientes consideraciones:


1. No es culpa tuya que tus padres se hayan separado. Recuerda que esta es una decisión que ambos han tomado para solucionar las dificultades que tenían como pareja. Si alguno de ellos trata de involucrarte en lo sucedido para que le apoyes, aléjate de la situación y dile que eso es algo que ellos deben resolver. No tomes partido por ninguno de los dos, exprésales el amor que sientes por ambos y tu deseo de no participar en sus discusiones. Si necesitas compartir tus sentimientos no dudes en buscar la ayuda de un consejero, una persona mayor, un familiar o un orientador de tu colegio.

 

2. Evita convertirte en el juez de lo que ha pasado entre tus padres, porque si lo haces, tendrás que tomar partido y apoyar a alguno de ellos. Esto te hará sentir culpable por traicionar el amor que sientes por el otro. Recuerda que la decisión de la separación no fue tuya sino de tus papás.

 

3. Aunque a veces resulta difícil, no permitas que te pongan en medio de las dificultades que hay entre los dos. Esto sucede, por ejemplo, cuando te conviertes en el mensajero de su información.

 

4. El divorcio de tus padres no debe detener tu vida. La tristeza que sientes no puede convertirse en la justificación para evadir las tareas que te cuestan más trabajo. Encuentra otros sentimientos que te ayuden a enfrentar los cambios y a aprovechar las circunstancias y los retos que la situación ha traído a tu vida. Por ejemplo, muchos niños dicen que después del divorcio son más amigos y comparten más tiempo con sus papás.

 

5. Continúa desarrollando las actividades que te interesan y, descubriendo otras de tus habilidades. Realiza tareas diferentes a las escolares, busca entretenimientos que te gusten y te produzcan satisfacción. Entra a formar parte de grupos que las realicen y disfruta de los encuentros. Toma la decisión de participar y permanece constante en ella.

 

6. Encuentra algunas personas con la que puedas conversar sobre lo sucedido. Incluye en la lista a tus padres. No tengas miedo de compartir con ellos tus sentimientos. Los dos te pueden ayudar a comprender lo que estás sintiendo. Tus amigos también te entenderán y verás que muchos también han vivido la separación de sus papás. No temas decir cómo te sientes, si lo guardas se quedará dentro de ti y no te permitirá concentrarte en ninguna otra actividad.

 

A veces los pequeños no lo hacen porque se sienten juzgados y avergonzados por lo que ha pasado en su familia. Recuerda que es importante no quedarse solo. Hay muchas personas cercanas que te quieren y desean acompañarte.

 

7. Además llegarán muchos hechos buenos a tu vida. No todo es malo. Ten siempre presente que por encima de todo tus padres te aman y desean lo mejor para ti. Recuerda que ahora tienes una familia que vive en dos casas y realiza actividades independientes. Ellos no te han dejado de querer por no vivir juntos. Piensa que cada día traerá algo hermoso para todos. La vida seguirá siendo agradable, compartirás muchos momentos con tus papás y tu familia seguirá existiendo aunque ahora sea diferente. Igualmente, las circunstancias irán mejorando con el tiempo. No olvides expresar el amor que sientes por tus papás. Lo haces cada vez que los abrazas, los besas y les dices te quiero.

Tus amigos también te entenderán y verás que muchos también han vivido la separación de sus papás.

8. Aún eres parte de una familia que te ama. Los cambios han ocurrido porque tus papás son dos personas que por diversas razones han decidido no seguir viviendo juntas. Disfruta de ambos hogares y de las actividades que realizas en cada uno. Compártelos con tus amigos y familiares. Piensa que es mejor tener dos casas que vivir en una sola donde hay conflictos y peleas permanentes.

 

9. Recuerda que nada de lo que hagas va a cambiar la decisión que tus padres han tomado. Aunque tú quieras que ellos vuelvan a vivir juntos, esto no depende de ti. Debes aceptarlo y mirar las cosas positivas que el divorcio de tus padres ha traído a tu vida.

 

10. Trata de entender el momento que están viviendo tus padres. Recuerda que ellos también están tristes por lo que ha ocurrido. Esta es una decisión difícil. No es fácil separarse de la persona con quien se ha planeado vivir por el resto de la vida. Es por esto que los verás llorar en algunas oportunidades y, su un estado de ánimo será diferente al que solían tener hace un tiempo. No olvides que su mundo también está cambiando y se ha dividido igual que el tuyo. Es la razón por la cual su manera de ser padres será diferente a la usual durante algún tiempo.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza

Divorcio, Hijos y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades