El divorcio: mitos y realidades (Tercera Parte)

 

Desafortunadamente, también se ha creído que “el divorcio convierte a todos en ex familia”. Con la firma de los papeles que legalizan el divorcio de una pareja, él, ella y todos los que pertenecen a sus familias de origen se convierten en los ex.

 

Nuestra cultura no reconoce ninguna relación entre ellos y ni siquiera existe una palabra amable que represente la existencia de un nuevo vínculo. La única manera de identificarlos es con el prefijo ex, que aclara que es una relación que algún día existió pero ya no.

"Una de las consecuencias más significativas de la alta tasa de divorcios es el cambio en la estructura y composición de la familia"

Determinar el nuevo estado de los padres divorciados con el término de exesposo les lleva a ellos y a sus hijos a ser necesariamente parte de una exfamilia.


La verdad, que a pesar de que no existan palabras afables que definan las nuevas relaciones, estas siguen existiendo y todos continúan siendo parte de un grupo que simplemente se ha modificado con el divorcio.

 

La razón fundamental, que allí están los hijos creciendo en medio de un proceso dentro del cual los padres no se pueden sustraer. Además, ahora tienen otra razón más para actuar, que ellos superen las trasformación de la familia por efecto de la separación.

 

Por último, es frecuente escuchar que “todas las madrastras y padrastros son malos”.

 

Una de las consecuencias más significativas de la alta tasa de divorcios es el cambio en la estructura y composición de la familia. Hoy en ella encontramos padres y padrastros, madres y madrastras, hermanos y hermanastros, abuelos y abuelastros, etc.

 

En forma lamentable, las madrastras han sido estereotipadas en los cuentos infantiles como crueles y envidiosas, y los padrastros son frecuentemente noticia por abusar sexualmente de sus hijastras.

 

Así, los hijos, en especial si son pequeños que deben compartir su vida con una de estas figuras, deberán superar primero las expectativas negativas que se han creado de antemano, y para hacerlo contarán con muy poco apoyo de la sociedad que piensa de la misma forma.

 

La verdad es que muchos de esos “nuevos padres” que aparecen en la vida de los hijos se convierten en amigos y en muchas oportunidades en segundos padres, o “padres de repuesto” que los apoyan, guían y ayudan en los buenos y malos momentos de su vida.



Por fortuna, estamos logrando que a pesar de estos mensajes negativos que existen alrededor del divorcio y que implican la destrucción de los lazos familiares, muchos padres divorciados continúen alrededor de sus hijos, construyendo familias fuertes y positivas para ellos, y que se conviertan en los cimientos de su propia vida.

 

Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Pareja y Sicología

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades