El apoyo del profesor es definitivo para los niños

 

Los niños permanecen la mayor parte del día en el colegio y es allí donde se lleva a cabo una parte importante de su desarrollo. Después del hogar, es el medio que le proporciona seguridad y le permite desarrollar sus habilidades intelectuales y sociales. El profesor es un elemento determinante en este proceso. Su apoyo es definitivo para los niños que viven el divorcio de sus padres.


Es necesario que los padres informen a los profesores de sus hijos lo que está sucediendo en la familia. La separación genera inseguridad en los niños y ésta se verá reflejada en su desempeño escolar.

 

Si el colegio no conoce el origen de este comportamiento, no podrá ayudar a los pequeños. Para la institución educativa es indispensable seguir contando con el apoyo de ambos padres y que éstos se mantengan cercanos a la vida escolar de sus hijos. Mantener la comunicación con ellos después del divorcio es la mejor opción para lograrlo.


El colegio es el lugar donde los niños desarrollan vínculos afectivos diferentes a los familiares. Es frecuente que los pequeños sientan miedo de compartir con sus amigos el divorcio de sus padres. Les atemoriza sentirse diferentes y ser rechazados por lo que ha sucedido en su familia. El profesor es la persona más indicada para ayudarle a vivir este proceso.

 

Además, también es el encargado de que los compañeros entiendan y respeten lo que el menor está viviendo. En muchas oportunidades también debe actuar como mediador con los demás padres para evitar que se discrimine al pequeño y se le rechace por su condición de “hijo de separados”.


Para poder ayudar a los niños que viven el divorcio de sus padres el profesor debe tener en cuenta los siguientes aspectos:


- El salón de clases debe ser un espacio que permita a los niños expresar los sentimientos que ha generado la separación de sus padres. Recordemos que muchos de ellos se sienten responsables por lo que ha sucedido.

 

- No se debe forzar a los niños a hablar del divorcio si no desean hacerlo. Cada uno tiene su propio ritmo y necesita tiempo para adaptarse a los cambios.


- El profesor puede realizar actividades en el salón de clase que permitan a los niños interiorizar los cambios que están sucediendo en su familia, y así entender que ésta no se ha destruido con el divorcio.

 

- En las actividades que involucren al grupo familiar, el profesor puede ayudar a los niños de padres separados a comprender que ahora pertenecen a UNA familia que vive en DOS casas.

 

- Es importante que el educador conozca la situación familiar, con quién vive el niño y cómo son los traslados de casa para ayudarle a adaptarse a los cambios. Debe saber como es la relación entre los padres y si existen dificultades que afecten directamente la vida del pequeño.

"El maestro es un adulto importante en la vida del niño que está viviendo el divorcio de sus padres"


- En este momento es fundamental que el maestro identifique las habilidades y fortalezas del niño y, enfatice en los logros. Esto le ayudará a sentirse más seguro y contribuirá positivamente en su autoestima. Recordemos que ésta se ve afectada por el divorcio.


- El profesor debe estar atento a los cambios que se presenten en el rendimiento académico o el comportamiento de los niños para informarlo a los padres y, poder tomar las medidas que el caso requiera. No debe dudar pedir apoyo al departamento de psicología.


- Esta es una época difícil para los niños. Es de gran ayuda cuando el educador les da la oportunidad de sobresalir frente a sus compañeros a través de actividades en las que expresen sus intereses y habilidades. Esto, especialmente cuando pueden ayudar a algunos de sus compañeros.


- Los niños requieren de mayor tiempo y atención por parte de su profesor cuando están viviendo el proceso de separación. Su mal comportamiento puede ser un llamado para lograrlo.


- Motivar a los pequeños a participar de las actividades extracurriculares les permite desarrollar sus capacidades, relacionarse con otros pequeños y sentirse valorados por sus habilidades. Además, se ha demostrado que cuando los niños se involucran en éstas, tienen menos probabilidad de desarrollar problemas de comportamiento.


El maestro es un adulto importante en la vida del niño que está viviendo el divorcio de sus padres. La mayoría de ellos confían en él y su apoyo será de gran beneficio en la aceptación y adaptación al proceso.


Por: Gloria Mercedes Isaza


Divorcio, Niños y Sicologia

     

El Divorcio

Divorcio: Si o No
Tomada la Decisión
Un Buen Divorcio
Relación Con La Expareja

Ser Divorciado

Recuperándose
Padre Divorciado

Los Hijos

Como Viven El Divorcio
Viviendo En Dos Casas
Cómo Ayudarlos

Nuevas Parejas

Una Segunda Oportunidad
Familia Ampliada
Dificultades